Las intervenciones asistidas con animales y su efecto en la motivación

 

 

¿Quién no se ha preguntado qué tienen los perros y los niños que se entienden tan bien? Esos juegos compartidos, ese acompañamiento mutuo que nos inunda y nos llena de imágenes tiernas, por las que todos nos hemos quedado embobados alguna vez…

 

 ¿Y ahora, qué pasaría si cogiéramos esa relación y la trasladásemos al marco terapéutico?

 

Las Intervenciones Asistidas con Animales (IAA) son un tipo de intervención terapéutica que incluye un animal con unas características especiales como parte fundamental del tratamiento de una persona y se orienta a mejorar el funcionamiento físico, social, cognitivo o emocional, según el tipo específico de intervención que se requiera.

 

A partir de los años 60 del siglo pasado, ya se desarrollaron los primeros proyectos terapéuticos y trabajos de investigación sobre la influencia de los animales de compañía en la salud humana, encontrándose efectos beneficiosos demostrables científicamente en diferentes áreas, según los tipos de terapias y de poblaciones en las que se había probado. Estos descubrimientos fueron presentados ante la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) y, aunque provocaron todo tipo de reacciones, fue un precedente para que diferentes psicólogos y psiquiatras se mostraran interesados ​​en el tema.

 

 

Aunque la IAA aún no ha sido demostrada como una terapia eficaz, tenemos muchos indicios de que estas podrían ser un tratamiento adjunto a diferentes programas de rehabilitación con personas y sobre todo niños que conviven con algún un problema de salud mental o de aprendizaje. Varios estudios han mostrado resultados en la mejoría que causa la inclusión de un animal dentro del espacio terapéutico tanto a nivel de funcionamiento social, como para reducir los niveles de ansiedad, e incluso para aumentar la motivación del paciente o también su percepción de vida.

 

Algunos de los problemas con los que los niños y niñas llegan a nuestra Unidad comparten características en las que es importante fomentar la motivación para una adecuada adherencia al tratamiento, hecho que nos implica desarrollar intervenciones dinámicas y atractivas que nos ayuden a evitar su desmotivación y a afianzar la adherencia al tratamiento, siendo de especial importancia en aquellos casos en que (por malas experiencias o dificultades propias del paciente), la falta de continuidad ha incidido directamente en el éxito del proceso.

 

 Así pues, las intervenciones asistidas con perros en el ámbito del neurodesarrollo infanto-juvenil se basan en la coordinación entre el terapeuta y el técnico en intervenciones asistidas con perros (TIA) para promover la vinculación entre el perro de intervención (PI) y el paciente con la finalidad de que éste actúe como motivador para que el niño enfrente los retos característicos de la propia terapia.

 

 

 

 

Los objetivos del tratamiento son definidos por el terapeuta referente, que en conjunto con el TIA, diseña las actividades que se llevaran a cabo. Durante el desarrollo de las mismas, el terapeuta dirige las dinámicas con la finalidad de alcanzar las metas marcadas, mientras el TIA, asistiendo al referente, guiará al perro para provocar en el niño la respuesta buscada.

 

Gracias a la confianza brindada por la dirección del área de pediatría de la Clínica Corachan, actualmente en la Unidad de Neurodesarrollo en coordinación con el equipo especializado en terapias asistidas con perros de Comparteam contamos con un gran equipo (¡humano y canino!), que nos permite a pacientes y profesionales poder disfrutar y beneficiarnos de este tipo de intervenciones, realizando terapias a través del vínculo entre niño y perro, con el fin de crear un camino terapéutico por donde el niño podrá ir avanzando en sus dificultades junto la ayuda de un perro. Niño y perro serán compañeros de viaje… El perro apoyará al niño a la hora de hacer frente lo que le sea más difícil de superar, le consolará cuando las dificultades sean más fuertes y celebrará con él sus logros y éxitos. Sin olvidar que hará que la experiencia terapéutica sea enriquecedora a la vez que divertida y amable.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

"Se me ha escapado el pipí": pautas para establecer la continencia urinaria en la infancia

October 14, 2018

1/10
Please reload

Entradas recientes

October 10, 2018

October 2, 2018

October 1, 2018

September 28, 2018

Please reload

Archivo