Adaptación al inicio del curso

 

Inicio de curso: para todos igual y cada adaptación es diferente. Si empiezan en la guardería, si empiezan p3, ... y sobre todo es diferente porque cada niño es diferente y cada familia es diferente ... No hay una fórmula magistral para seguir y conseguir una buena adaptación, pero sí hay pequeños detalles que nos ayudan a pasar por ella y hasta llegar a disfrutarla.

 

El inicio en la guardería despierta miedos y alegría, estar acostumbrados a saber qué hacen nuestros hijos todas las horas del día a pasar a no saberlo durante 3 o 8 horas... se hace difícil. Por suerte las profesionales de las guarderías se encargan de quitarnos un poco la angustia. El lloro del inicio se entiende y se ve sano, es la respuesta del niño ante lo desconocido, la separación... y te dicen "es bueno que llore" y tú haces que sí con la cabeza... aunque dentro de ti, probablemente, cogerías a tu hijo y correrías con él hasta llegar a casa. Esta parte de angustia que sentimos es la que intentamos no transmitir a los pequeños y hacemos de tripas corazón mientras nos vamos rápido para no alargar el momento, diciendo:-"¡Te lo pasarás muy bien! ¡Te quiero! ¡Te vendré a recoger muy pronto! "-. Frases que nos ayudan también a nosotros.

 

En P3 los niños ya empiezan a entender más la situación, pero eso no significa que no les y no nos cueste también. Vienen de las vacaciones de verano, donde han estado con la familia día y noche y de repente pasan a ser uno entre muchos, 8 horas sin los padres, normas de convivencia y hábitos ... Así que también entendemos que lloren y también utilizamos las mismas técnicas de despido corto y alegre tipo el que utilizamos en la guardería.

 

En casa pueden estar más inquietos, sensibles, cansados,... En general necesitan más mimos y atenciones. Es bueno poderles dedicar tiempo, un tiempo de calidad donde compartir cuentos, dibujos… Intentemos dosificar nuestra pequeña ansiedad por querer saber todo lo que les ha sucedido en el colegio. Los padres debemos aprender a que no sabremos TODO lo que rodea a nuestros hijos.

 

La pregunta que solemos oír por parte de los padres de:-"qué has hecho hoy en el cole?"-. Normalmente seguida por silencio y sin mucho entusiasmo:- "no sé... hemos pintado"-.

 

Suele ser bastante frustrante, tanto para el padre que no recibe la respuesta detallada que desea, como para el hijo, que le resulta muy difícil decirle todo lo que desea saber el padre. Siempre están los casos de los niños que explican mucho y con detalle, pero no es lo más habitual.

 

A veces está bien poder preguntar al tutor, que por suerte nos apoyan mucho en estos momentos, o con la agenda, o por correo, o presencialmente... qué han hecho y poder introducir nosotros el tema a nuestros hijos: -"ya me han dicho que estáis haciendo el mural del otoño. ¿Ha sido bonito? "-. Concretar las preguntas facilita la conversación y el compartir. A los niños les gusta sentir que sabemos lo que hacen aunque no estemos presencialmente. Les da seguridad. Pero sin irnos al extremo de querer saber TODO lo que hacen, porque también necesitan de su intimidad, del compartir con los iguales,... Como siempre los extremos los intentamos evitar.


Lo que sí me atrevería a decir que tienen todas las adaptaciones en común es el deseo de los padres para que sus hijos sean los más felices, haber elegido la mejor escuela, que tengan muchos amigos, que hagan mucho caso en clase... Son tantas expectativas, que para un inicio de curso diría ... que salga lo mejor posible, lo suficientemente mejor posible ... y poco a poco ya lo iremos viendo. Por ahora démonos por satisfechos que han terminado el desayuno y que nos hemos acordado de ponerle la bata limpia en la mochila.

  

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

"Se me ha escapado el pipí": pautas para establecer la continencia urinaria en la infancia

October 14, 2018

1/10
Please reload

Entradas recientes

October 10, 2018

October 2, 2018

October 1, 2018