¿Qué es ser prematuro?

 

Se considera prematuro todo recién nacido que nace antes de la semana 37 de gestación. Cuantas menos semanas de gestación, menos peso tendrá al nacimiento y más inmaduro será el bebé en todos sus órganos y funciones.

 

Dentro de esta denominación podemos diferenciar a los prematuros tardíos, aquellos niños que nacen entre las 34 semanas y las 36 semanas +6 días. Estos niños, muchas veces no necesitan de ingreso en una unidad neonatal, pero son tributarios de una atención especial e individualizada, aunque estén en la habitación con su mamá durante el periodo de hospitalización tras el parto. Al ser más inmaduros que los niños que nacen a partir de las 37 semanas cumplidas, tienen más probabilidades de tener ciertas patologías como ictericia, hipoglucemia (bajo nivel de glucosa en sangre), más tendencia a la hipotermia (enfriamiento), dificultades para comer adecuadamente por poca fuerza de succión, etc.

 

Por debajo de las 32 semanas de gestación, se consideran prematuros extremos. Todos estos niños ingresan en la unidad Neonatal y debido a su inmadurez tienen problemas relacionados con:

 

  • Inmadurez pulmonar: Debido a ello, muchas veces precisan algún tipo de soporte respiratorio, unas veces será tan solo oxigenoterapia (necesitarán más oxígeno del que lleva el aire normalmente), o CPAP (presión constante a nivel de las vías respiratorias) o ventilación asistida (en este último caso se necesita intubación y respirador que apoya o sustituye la respiración del niño)

  • Inmadurez del sistema digestivo: Debido a esta inmadurez, el aporte de alimento ha de ser progresivo y cuidadoso. Es fundamental que sea con LECHE MATERNA. Para estos niños la leche materna es un auténtico medicamento, necesario e insustituible

  • Inmadurez inmunológica, lo que los hace más susceptibles a infecciones, que son una de las amenazas durante su ingreso

  • Inmadurez neurológica: su cerebro es también más vulnerable y además está aun en formación.

 

En el caso de los prematuros ingresados, es fundamental la cooperación de los padres en el cuidado de estos niños.Por eso nuestra unidad es de “puertas abiertas”. Los padres pueden estar con sus hijos cuando quieran, facilitando el contacto con ellos, con método canguro (posicionamiento del bebé con el padre o la madre “piel con piel”), y colaborando en sus cuidados.

 

Una vez dados de alta, los prematuros han de seguir un seguimiento específico para valorar el correcto desarrollo psicomotor y pondoestatural, con profesionales adecuados que sepan valorar cada etapa. Hay que tener en cuenta que en muchos aspectos el desarrollo de estos niños no irá de acuerdo con su edad cronológica (la que tienen si contamos desde su nacimiento) sino con la edad corregida (la que tienen si contamos desde la semana 40 que es cuando tendría que haber nacido).

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

"Se me ha escapado el pipí": pautas para establecer la continencia urinaria en la infancia

October 14, 2018

1/10
Please reload

Entradas recientes

October 10, 2018

October 2, 2018

October 1, 2018

September 28, 2018

Please reload

Archivo